Acumulación de deudas y Ley de Segunda Oportunidad

Acumulación de deduas y la Ley de Segunda Oportunidad

Tras la última crisis económica vivida en España entre los años 2008 al 2014 aproximadamente, muchas personas se vieron abocadas a una situación de insolvencia sobrevenida pasando de tener una situación económica normalizada a una situación de falta de financiación y acumulación de deudas.
Y es que ante la precariedad de la economía y el trabajo, los bancos cerraron “el grifo” e infinidad de empresas y autónomos se quedaron sin las línea de financiación habituales (líneas de crédito, etc.) sin poder continuar con su actividad laboral y acabando en el paro o con el cierre de las empresas que a su vez generaron más pobreza y endeudamiento.
Los pilares económicos de familias que hasta ese momento se podían considerar solventes se tambalearon llegando a situaciones de impago de hipotecas, ventas apresuradas de inmuebles, endeudamiento profundo que tuvo también “efectos colaterales” con las rupturas matrimoniales por la mala situación económica con el handicap añadido que muchas veces debian seguir conviviendo juntos pues era imposible, por la falta de ingresos, irse a vivir por separado.
Algunas personas y familias “se reinventaron” para salir adelante, lo mejor de nuestras universidades, los jovenes más preparados y los más necesitados se marcharon a países como Inglaterra, Alemania, etc.. y la sitaución aquí se intentaba arreglar con parches como el famoso “Plan E” es decir El Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo del presidente Zapatero, que fue utilizado para aumentar el empleo y cotizar a aquellas personas, parados de larga duración para el acceso a ayudas. Aunque como recordamos a veces los carteles del plan E eran más grandes que las propias obras, pero bueno cosas de la política... 

La ley está diseñada sobre todo para ciudadanos particulares y para profesionales por cuenta propia

También promulgaron, la Ley 1/2013, de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social, aprobada con el gobierno del PP y como presidente Mariano Rajoy, que preveía situaciones de especial vulnerabilidad como eran  los hogares que habían perdido su vivienda como resultado de una dación en pago cuando cumplían determinados requisitos de vulnerabilidad económica y social, paralización de desahucios por plazo de dos años, etc. 
Ante esta situación se acabó aprobando la Ley 25/2015, de 28 de julio, conocida como Ley de la Segunda Oportunidad, que está diseñada, sobre todo, para ciudadanos particulares y para profesionales por cuenta propia (autónomos). Esto supone una clara novedad, ya que, hasta ahora, sólo las empresas contaban con un vehículo legal claro para pedir la exoneración de sus deudas. 
Esta ley incluye a particulares y autónomos que hayan fracasado en su aventura empresarial, que hasta ahora debían afrontar sus deudas con su patrimonio presente y futuro. Esta vía supone empezar de “0” económicamente hablando, a esas personas que cumplen los requisitos de la Ley y que hace mucho tiempo que “no duermen tranquilos por sus deudas”; ejemplo de ello son los varios procedimientos ganados ante los juzgados de Sabadell.

 

Jordi Reyes Abogado en Sabadell

Jordi Reyes
Buft Jurídic
J.REYES
C. Sant Antoni 29.1er   Sabadell
Tel. 93 725 08 05