Aire de colmena y siesta con abejas

Casetas de aire de colmena en Polinyà

Aire de colmenas y siesta con abejas

Samuel Ramal crea el primer centro de España de tratamientos con abejas

 

Ver una abeja y dar un brinco es para muchos algo automático. Así que acercarse a más de 200.000 mil es todo un reto. Pero Samuel Ramal, apicultor y creador de este centro de terapias transmite confianza. «Las abejas no te van a picar, y menos estando dentro de la caseta porque te sienten como parte de la colmena».
La caseta en realidad son dos preciosas construcciones que él mismo ha realizado ya que antes de apicultor vocacional fue mañoso carpintero. En una de las cabañas de madera se realiza la respiración del aire de las colmenas mediante una mascarilla y un tubo que va directamente conectado.
En esta técnica se respira durante un período determinado la atmósfera que hay dentro de las colmenas. Hay deportistas que lo hacen para mejorar el rendimiento, como Juan Rovira que es ciclista, y hay quien lo usa para mejorar su salud, como Joan Farell que lo prueba para combatir la apnea del sueño. «Hay quien ha dejado el Ventolín utilizando estas técnicas», asegura Samuel.
La cabina de siesta con abejas también se llama «Sauna de abejas», porque la temperatura en su interior ronda los 30ºC. El paciente se tumba sobre un camastro que en realidad son cuatro panales con miles de abejas en su interior, ni una fuera.
La onda de vibración del panal según explica Samuel es la misma que la de nuestras células y eso consigue un efecto relajante intenso. La experiencia es reconfortante, y se recomienda para tratar la ansiedad y el estrés. El murmullo de las miles de abejas envuelve la estancia, pero no inquieta.
Después de media hora de relajación la mente se ha serenado de forma profunda. Es una sensación reconfortante y mi estrés se ha disipado.

Para más información: 609967439

Samuel Ramal creador del aire de colmena y siesta con abejas

Recibiendo aire de colmena