La lotería de Navidad

Bombo de la lotería de Navidad

La lotería más esperada

Este 2018 la suerte ha sonreído a Sabadell

Ni villancicos, ni arbolito, ni turrones, ni pesebre. Para muchos no hay nada más navideño que el sorteo de la lotería nacional de Navidad y esa cantinela de premios y números que los niños de San Ildefonso entonan cada 22 de diciembre.  Debería declararse “el día nacional de la salud” ya que la suerte es esquiva y pocos son los afortunados que luego salen por la tele saltando de alegría y descorchando botellas de cava.
La lotería de Navidad es una de las que más recauda a las arcas del Estado, a pesar de que se celebre tan solo una vez al año, el sorteo del Gordo representa alrededor de un 30% de los ingresos anuales de Loterías y Apuestas del Estado. El año pasado cada español se gastó una media de 59,27 euros, algo por debajo de años anteriores.
Pero, ¿qué probabilidad hay de que nos toque el Gordo?, ¿qué debe sentir una persona que lo gana?, ¿qué hay que hacer con el dinero?… En las próximas páginas vamos a intentar responder a todas estas preguntas y alguna más con ayuda de personas que lo han vivido muy de cerca. 

¿Qué hacer si nos toca el Gordo?

Julián Larqué es el responsable de la Administración nº 1 de Lotería de Sabadell

La administración de lotería nº 1 situada en el Passeig de la Plaça Major con 104 años de historia ha repartido infinidad de importantes premios pero el Gordo de la Navidad se le resiste.  Julián Larqué es su reponsable y a él nos hemos acercado para saber más sobre este sorteo.

¿Qué hacer si nos tocan los 400.000 euros del Gordo?
Te quedarán 320.000 euros después de restar el 20% que es el gravamen que aplica el gobierno. Hay que ir a un banco, mejor si es nuestra oficina habitual. Ellos harán las verificaciones de seguridad e ingresarán en nuestra cuenta el importe de inmediato. No lo pueden pagar en efectivo.
¿Qué no hay que hacer si nos toca el Gordo?
Precipitarse. Si queremos repartir el premio entre varias personas no hay que cobrarlo y después repartirlo porque eso generará donaciones con un gravamen del 25%.  Lo que conviene es ir al banco con las personas con las que lo quieras repartir y decir que jugáis a medias. El banco lo ingresará en las cuentas de cada uno en la proporción que nosotros le digamos.  
¿320.000 euros nos cambia la vida?
Con el coste de la vida actual te da para comprar un piso o cancelar deudas, pero no puedes dejar de trabajar. Mi recomendación es no volverse loco y no precipitarse.
¿Cómo reaccionan cuando les dices que les ha tocado un premio?
El mayor premio que he dado ha sido de cinco 5.000.000 de euros. Algunos se ponen rojos, otros se tienen que sentar porque se ponen muy nerviosos…Y todos siempre dicen lo mismo: “nunca antes me había tocado nada”. 
¿Qué manías tiene la gente a la hora de comprar?
Es frecuente que se busquen números terminados en 13 o en 69. No gustan los números ni muy altos, ni muy bajos, ni con números repetidos. Luego hay gente que suma los números del décimo para que den 13. Y lo más extraño: hay quien hace una compra de varios sorteos y quiere que la suma total sea 13. También es frecuente que si alguien rechaza un décimo, el de atrás lo quiera comprar.
¿Crees en la suerte?
Ahora sí, porque tengo clientes a los que les ha tocado varias veces y no juegan tanto.

Minerales y arquetipos para atraer la abundancia

Mari Ángeles es la responsable de la tienda esotérica Azgara de Sabadell

La suerte es esquiva, pero hay quien nace con estrella, tal y como nos ha explicado Julián Larqué. Pero ¿Podemos invocar a los hados para que nos sean favorables? Según Mari Ángeles Abenza, responsable de la tienda de objetos energéticos Azgara, sí que es posible. 
“A través del trabajo íntimo que cada uno pone y las vibraciones de los minerales, por ejemplo el citrino y la pirita.  Hay que ver cuál sintoniza mejor con la persona”.
“Otras opciones son los arquetipos (Om, Ganesha, Tristan…)”. 
Según nos cuenta las velas también se suelen comprar, “de color dorado y naranja” y la figura de la diosa de la fortuna, que promete atraer la abundancia.